Articles del confinament

La crisis del COVID19: transformación y oportunidad para evolucionar

La crisis que está provocando la pandemia global del COVID19 pone el foco, en todo lo que nuestra sociedad debe mejorar, pero también, en sus fortalezas.

Se ha hablado mucho del impacto de esta pausa”, del parón de la actividad económica mundial, que antes la percibíamos como frenética, sustancialmente consumista y devastadora en términos de medio ambiente. Muchas de nosotras, mujeres directivas, empresarias y emprendedoras que abogamos por una cultura más saludable, sostenible y de paz nos preguntamos ¿Estamos por fin al límite del sistema económico imperante? ¿Será esta crisis provocada por un virus, el revulsivo que necesitábamos para cambiar el paradigma empresarial?

Comprobamos, a la fuerza, los resultados positivos, de pausar la actividad socioeconómica, por ejemplo, en el aire que respiramos en las ciudades. Los datos que ha registrado la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA), muestran una imagen precisa de la caída de la contaminación del aire, especialmente debido a la reducción del tráfico de vehículos y transporte en las ciudades. Las emisiones de NO2 han disminuido, oscilado entre un 16% y un 35% más bajas en general, en toda la UE y por lo que sabemos de otras agencias de medio ambiente, también ha descendido el nivel de contaminación mundial de forma impensable.

En el plano psicológico y de las emociones, del autoconocimiento y los procesos de aprendizaje e introspección individual, esta “pausa” está abriendo mentes, corazones, está generando luchas internas con miedos… provocando transformaciones en lo personal y en lo profesional. Nos está volviendo a todos más sensibles y sociales de lo que pensábamos, éramos. Estas semanas hemos conocido historias conmovedoras de solidaridad, compañerismo y mucho respeto, sobre todo por los profesionales del ámbito de la salud, auténticos héroes y heroínas frente a esta crisis.

Quisiéramos hacer una especial mención a enfermeras, médicos colegios profesionales de la medicina y profesionales de la farmacia que se han volcado a ayudar de forma profesional y con una gran calidad humana.

El aspecto más complejo e impactante, en un sentido negativo, ha sido el parón de la actividad profesional y socioeconómica, especialmente para pymes, profesionales autónomas y emprendedoras como nosotras que realizamos una actividad volcada en lo social y presencial y suspender la actividad presencial ha supuesto grandes pérdidas. Esta crisis nos ha repercutido directamente de forma muy agresiva y se ha llevado por delante muchas pequeñas y medianas empresas. Por fortuna, la estructura de Women Evolution estamos resistiendo, porque los profesionales que formamos parte de este proyecto, disponemos de muchos años de experiencia, de alguna que otra crisis ya superada y una capacidad de adaptación rápida, creativa y muy ágil. No obstante, los casos específicos que conocemos de profesionales que literalmente han tenido que cerrar sus negocios, es muy alto y grave.

Esto nos confirma lo que ya veníamos reivindicando desde las pymes y autónomas, necesitamos mayor protección, flexibilizar los tramos de IVA y de cuotas de la Seguridad Social en sincronía con la actividad que se realice. Es interesante conocer las medidas que está sugiriendo OIT (Organización Internacional del Trabajo) para afrontar la crisis en el mercado laboral. Percibimos las ayudas que se están destinando para paliar los efectos de la crisis ocasionada por el confinamiento, tanto de los gobiernos estatales, como de la Unión Europea, todavía muy ínfimas. Las mujeres se enfrentan a problemas específicos en la crisis del COVID-19 que requieren medidas de apoyo diferenciadas. ONU Mujeres está pidiendo a los gobiernos de todo el mundo, una redistribución más equitativa de las ayudas económicas y del flujo de crédito de los organismos internacionales para que vayan directamente a pymes y trabajadores por cuenta ajena y/o freelance, pues casi el 60% del tejido empresariales de las grandes ciudades lo conforman este tipo de actividad productiva. Y muy especialmente, para que esta crisis no agrave aún más las desigualdades de género que hoy ya son alarmantes, brecha salarial, brecha de acceso al crédito bancario. La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, en entrevista a la agencia EFE, defendió los “pagos directos” por parte de los Gobiernos como una manera de apoyar a las mujeres en esta crisis.

Asimismo, nos preocupa y nos ocupa, especialmente, cómo van a reformularse los espacios de trabajo en las empresas. El Workplace requiere de un imprescindible replanteamiento, orientar la empresa hacia una mayor responsabilidad en la salud de los profesionales, fomentando una cultura más en sintonía con los recursos que la tecnología nos proporciona, menos presencialismo y más trabajar online y de forma remota, rentabilizando una apuesta clara en innovación que, sin duda, proporcionará a medio plazo una mayor productividad. Las empresas son también centros de salud, desde un punto de vista de la corresponsabilidad laboral y social para con las sociedades del siglo XXI.

En el equipo de Women Evolution hemos reflexionado sobre cómo vamos a funcionar a partir de ahora, nuestra máxima siempre es impulsar al máximo nuestro optimismo, confiar en que saldremos adelante con esfuerzo, creatividad, innovación y cercanía. Y, sobre todo, cuidar a las personas que nos acompañan, colaboran y participan en nuestras experiencias, hacer red online con colectivos de mujeres directivas y profesionales que son un gran activo social y empresarial, estar activas en redes sociales y si lo permiten las circunstancias, volver a abrazar a muchas amigas y profesionales a quienes respetamos, en nuestras experiencias que tenemos preparadas de cara a los próximos meses.

Lidia Codinachs i Maria Freiria
Socias fundadoras de Women Evolution

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial